Latest news

BIENVENIDOS AL CANAL EN SUD AMÉRICA DE GNOSIS-TV !!!

CANAL : GNOSIS-TV 5 “5 Minutos de Gnosis”

CANAL : GNOSIS-TV 6 “Curso de Gnosis”

CANAL : GNOSIS-TV 4 “Samael Aun Weor”

 

———————————————————————————————————————————–
Todos nosotros  hemos tenido una forma de vida diferente, tenemos experiencias, creencias, ideas distintas, hasta una edad, un nombre, y una nacionalidad que en cierta forma nos separa…

Pero hay algo que nos une a todos,  y ese algo son las preguntas mas esenciales sobre nuestra propia existencia…

¿Quien soy?  ¿De  donde vengo? ¿Cual es la causa del sufrimiento… y como puedo liberarme de el?, ¿Que sucede… realmente después de la muerte?

Preguntas que en la antigüedad eran respondidas por diferentes sabios…. conocidos como Gurú, Chaman, Maestro, Guía espiritual, pero hoy en nuestra civilización este lugar ha quedado vació…

No existe  padre de familia, ningún catedrático que sea una fuente definida y confiable que pueda responder a las preguntas que todos nosotros deseamos saber….

Así que… en GNOSIS-TV,  desde este momento los invitamos a indagar y develar  juntos los grandes misterios de la vida, la naturaleza y el cosmos…

 

¿Qué es Gnosis?


Etimológicamente Gnosis es una palabra de origen Griego que significa CONOCIMIENTO, sabiduría de todo cuanto existe dentro del cosmos infinito.

La palabra Gnosis la encontramos en la terminología científica como diagnóstico, o sea, conocimiento claro, exhaustivo, profundo de algo que se estudia o investiga.

Los antiguos nos dejaron la sabiduría en signos, es decir en claves, símbolos; quien poseía la clave o sea la Gnosis, alcanzaba el conocimiento oculto de esa doctrina secreta trasmitida en jeroglíficos, ritos, monumentos, mitos y leyendas.    LEER MAS

 

mail: info@gnosistv.com.ar

imagcentralSemana Santa, la tradición del Equinoccio de Otoño hemisferio sur, no es un acontecimientos ocurrido solamente en Tierra Santa. Es una fiesta antiquísima celebrada por todos los pueblos antiguos. Y es que el fundamento astronómico de la Semana Santa solo se entiende en relación con la Navidad o nacimiento del niño dios de Belén. Detrás de Navidad y Semana Santa, hay un Mito solar extraordinario, motivo de estudio y celebración por todos los pueblos antiguos.

Los grandes dioses solares de todas las antiguas civilizaciones tienen una equiparación extraordinaria con Jesucristo y el mensaje esotérico que envía esta fiesta solar es el mismo para la conciencia humana.
El significado oculto de Semana Santa

La más santa de las semanas, registra formidables acontecimientos que todo iniciado debe efectuar si quiere alcanzar la perfección, la inmortalidad o la Auto Realización Íntima del Ser. A una escala intermedia, señala el camino a seguir por los iniciados que quieren alcanzar la santidad, la maestría o la salvación. Al nivel de la humanidad, proporciona múltiples símbolos que interpretados adecuadamente explica las causas por las cuales el animal intelectual se encuentra tan lejos de Dios y cuál es el método para regresar a él.

Dada la honda significación de la Semana Santa para todos los pueblos y no solo para el Cristianismo, resulta muy lamentable que algunos guías espirituales recomienden a sus discípulos no conmemorar esta fiesta sagrada y sostengan que carece de valor espiritual por el simple argumento de tener orígenes paganos. La verdadera Semana Santa es para vivirla internamente por un auténtico cristiano.

Para entender el profundo mensaje oculto escondido en los versículos bíblicos hay que acudir entre otros recursos, a la ley sagrada del Heptaparaparshinock o Ley de Siete, a la Alquimia, a la Kábala, a la Anatomía Oculta y a la Psicología Gnóstica.

La Ley de Siete principios, es la Ley de Orden que se explica mediante la escala musical.

Reminiscencias de la ley de Octava, son los Siete días de la Creación, los siete días de la semana y los siete planetas de los antiguos. La ley de Siete explica el porqué de los siete niveles de energía en el átomo y la Tabla Periódica en la Química.

De acuerdo con la Ley de Siete, los días de la Semana Santa desde Domingo de Ramos, hasta Sábado de Gloria, se relaciona con los siete días de la Creación y con los siete planetas que se ven a simple vista (Luna, Mercurio, Venus, Sol, Marte, Júpiter y Saturno). Los siete días de la Semana Santa ya indicados forman una escala musical completa. Domingo de Resurrección corresponde a la nota Do de una escala superior. Los ocho días de esta sublime fiesta se corresponden con el Santo ocho, el signo del infinito y el número de Job.

En cada día de Semana Santa ocurren acontecimientos extraordinarios: la entrada triunfal en Jerusalén, los mercaderes del templo, la cena en Bethania y la maldición de la higuera estéril. Los dos días siguientes, son cruciales: Jueves Santo y Viernes Santo. En cada uno de estos días ocurren muchos acontecimientos que ameritan dedicación especial. Luego viene el día del reposo y la Resurrección.

La Gnosis enseña que todos los acontecimientos ocurridos durante esos ocho días, no son de ayer, de un remoto pasado y no deben verse en el ambiente de Tierra Santa. Al estudiar la Semana Santa desde la óptica del Drama Cósmico, se explica que cada uno de los personajes de tal drama se encuentra en la psiquis de cada individuo humano.

Cuando en los evangelios se leen los milagros y prodigios de Jesús, hay que entender que esos milagros los debe realizar el Cristo íntimo, el salvador individual de cada persona. Cuando Jesús cura la ceguera, lo hace para que podamos ver el camino hacia él, cuando cura sordos, es para escuchar su palabra, sus mensajes que vienen de las partes superiores de sí mismos, cuando cura paralíticos, es para aprender a caminar en su búsqueda. ¿Y cuándo cura la lepra? Esa lepra es el ego, viva personificación de los errores humanos. El ego o yo de la Psicología Gnóstica es el que tiene atrapada, encarcelada a la Esencia maravillosa a la que el Cristo viene a salvar.

Simbolismo esotérico

En Domingo de Ramos, el señor entra en la Jerusalén Celestial montado en un pollino o crío de un asno. Jerusalén, la ciudad santa de las doce puertas, es nuestro propio cuerpo. Cristo debe entrar en nuestra ciudad interior, montado en el burro que representa a la mente. La mente debe aprender a obedecer al señor y aceptar que es su guía.

Los mercaderes del templo, son los elementos indeseables de nuestra conducta que cambian al oro, al Cristo Sol por la plata, por el dinero, por la Luna, son los que comercian con palomas, con el Espíritu Santo, señor y dador de vida. Hay que aprender a empuñar el látigo de la voluntad para expulsar a los mercaderes de nuestro templo corazón.

La Cena en Bethania relata un antiguo ritual que simboliza matrimonio en castidad indispensable para realizar la Gran Obra de la Alquimia. Por ello, el primer milagro del Salvador, es la transmutación del ens seminis, de las aguas de la vida en vino de luz del alquimista en las bodas de Caná.

La higuera está relacionada con las fuerzas sexuales, con el ens seminis, indispensable para lograr el Nacimiento Segundo del que habló Jesús a Nicodemo en el capítulo 3 del Evangelio de Juan. Eso del árbol que no da fruto está más allá de la interpretación literal y se relaciona con los místicos que no realizan transformaciones íntimas profundas y que no trabajan en la conservación de su energía, ni en la transmutación alquímica.

En jueves Santo se realiza la Última Cena. El Kalki Avatara de la Era de Acuario, Samael Aun Weor explica en el capítulo titulado: Dos Rituales de su libro: “El Matrimonio Perfecto”, que la Última Cena es una ceremonia mágica de inmenso poder y que a diferencia de lo que se especula con el Santo Graal, “La Última cena fue una ceremonia de sangre. Los apóstoles trajeron cada uno entre su copa, gotas de su propia sangre, y vaciaron estas gotas entre el Cáliz del Cristo Jesús. En ese Cáliz el Adorable había echado también su sangre real. Así, entre el Santo Graal, se mezcló la sangre del Cristo Jesús con la sangre de sus discípulos.

Según las tradiciones gnósticas el Cáliz sagrado de nuestro señor Jesucristo existe, fue el mismo que recibió Abraham de manos de Melquisedec, rey de Salem y sacerdote del Dios Altísimo (Gn 14: 17 – 20) y que con el tiempo pasó también a las manos de Moisés y de Salomón. El Gnosticismo Universal enseña que entre quienes intuyeron el destino final de la Santa Reliquia se encuentra Ricardo Wagner y lo devela en su majestuosa ópera: Parsifal.

Conforme al Drama Cósmico, en Jueves Santo el Redentor del mundo da las últimas instrucciones a sus discípulos y en el Nuevo Testamento están registradas las que da a Pedro y a Judas Iscariote.

Esa noche ocurre también la oración en el huerto de Getsemaní y el formidable llamado al despertar de la Conciencia al encontrar a sus discípulos durmiendo, es decir, con la conciencia dormida (Mt 26: 38 – 44).

Viernes Santo se encuentra lleno de elementos simbólicos escondidos en las 14 estaciones del Viacrucis y las siete palabras. Judas, Pilatos y Caifás, representan el mismo papel que los tres traidores que asesinaron a Hiram Abif en las tradiciones masonas, de Hiram Abif se habla en el primer libro de Reyes.

Judas representa al demonio del deseo, Pilatos al demonio de la mente, que siempre se lava las manos y Caifás al demonio de la mala voluntad. Las multitudes que gritan. Crucifícale, no son de ayer, de un remoto pasado, ni quedaron en Jerusalén. Esas multitudes se encuentran en la psiquis humana y constituyen el yo pluralizado de la Psicología Gnóstica.

Según las tradiciones, Jesús muere a los 33 años, en clara alusión a las 33 vértebras de la columna vertebral por donde asciende victoriosa la serpiente ígnea de nuestros mágicos poderes: el Kundalini. Es crucificado en el monte de la Calavera, adonde debe ascender Kundalini. En lo alto de la cruz fue escrita su causa con las siglas: INRI.

A diferencia de lo que creen muchos, la cruz no es un símbolo de martirio, sino de creación y nacimiento. Detrás de los palos de la cruz, lo mismo que en el cáliz y la lanza de Longinos, se esconde un simbolismo sexual, pero de sexualidad espiritual trascendente. Por eso las multitudes le gritan que se baje de la cruz incitando al iniciado a que se salga de la Senda del filo de la navaja. INRI en Alquimia significa: Ignis Natura Renovatur Integram, el Fuego renueva incesantemente la Naturaleza.

Las siete palabras o siete frases que pronuncia el señor en la cruz también son profundamente significativas y se relacionan con el septenario sagrado de teósofos y yoguis, con siete principios anímicos y espirituales que el iniciado debe construir o realizar. Una de ellas, enigmática por siglos es la famosa frase maya: Helí, Helí, Lamá Zabaktani y que significa: “Ahora hundirme en la pre alba de tu presencia”.

 

Nueva-imagen-21LA DOCTRINA DE LA RESURRECCIÓN

(Del libro “Las Siete Palabras”. Por: Samael Aun Weor. Cap. 2)

Cuando el iniciado ha hecho llegar el Kundalini del Cuerpo Astral hasta el corazón, entonces pasa por la simbólica MUERTE Y RESURRECCIÓN DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO.

EN LOS MUNDOS INTERNOS VIVE ENTONCES EL INICIADO TODO EL DRAMA DEL GÓLGOTA EN CUERPO ASTRAL.

Su Judas lo asesina y un hijo del Judas clava en el corazón del iniciado la lanza conque Longinos hirió el costado del Señor.

Entonces se le entregan al iniciado las 7 palabras terribles del Calvario, que le dan poder al Maestro sobre los 7 grandes planos cósmicos.

Estas 7 palabras están escritas con caracteres de fuego en las 7 columnas del Templo terriblemente Divino de la Sabiduría.

Todo este drama del Calvario hay que vivirlo dentro del plano Astral, con el Tercer Grado del poder del FUEGO.

Las 7 palabras corresponden a los 7 grados del poder del FUEGO, y a las siete lenguas de Fuego ardiente del Dragón de la Sabiduría.

Cuando el tercer grado del poder del Fuego llega hasta el corazón, este brilla y resplandece como un sol de extraordinaria belleza.

El tercer grado del poder del Fuego Cristifica totalmente al Cuerpo Astral y abre totalmente los Chacras del Cuerpo Astral.

En las personas comunes y corrientes, los Chacras son tan solo sentidos del Alma-Animal, íntimamente relacionados con las funciones psíquico-biológicas del organismo humano, pues los TATWAS entran en nuestras glándulas endocrinas para convertirse en HORMONAS.

Y son los Chacras Astrales, la puerta de entrada para los TATWAS.

Pero cuando el tercer grado del poder del FUEGO Cristifica al Cuerpo Astral, entonces los Chacras se convierten en las 7 iglesias de que nos habla el Apocalipsis.

Decíamos en nuestra obra titulada «La Revolución de Bel», que las 7 iglesias se hallan radicadas en el Alma-Espíritu o Cuerpo de la Conciencia y ello es así; pero el tercer grado de poder del FUEGO abre los Chacras Astrales; entonces estos se convierten en las 7 iglesias mismas. Antes eran puramente sentidos del Alma-Animal.

El Dios AGNI, Dios del FUEGO, restaura los poderes ígneos de cada cuerpo a través de cada una de las 7 grandes iniciaciones de Misterios Mayores.

Visto clarividentemente, el Dios AGNI parece un niño recién nacido, y es una majestad terrible del Universo.

Con el acontecimiento del Gólgota en nuestro Cuerpo Astral, este cuerpo se convierte en un Nazareno viviente, lleno de poder y gloria.

Por ello decimos en nuestro ritual: “Yo creo en el Hijo, EL CRESTOS CÓSMICO, la poderosa mediación astral que enlaza nuestra personalidad física con la inmanencia suprema del Padre SOLAR”.

En la Tercera Iniciación de Misterios Mayores, el Cuerpo Astral pasa por la simbólica muerte y resurrección del Divino Rabí de Galilea.

Y clarividentemente vemos entonces al Hijo del Hombre, a nuestro CRESTOS, en su cruz, y entre su santo sepulcro DE VIDRIO, antes de la RESURRECCIÓN.

El INICIADO es aprobado luego por una potencia sideral y los magos negros llenos de ira, atacan al iniciado incesantemente. Las 7 palabras hacen entonces al iniciado omnipotente y poderoso.

El nombre oculto del Cuerpo Astral es: “ZAPHNATH-PAANEAH”.

El nombre del Cuerpo Astral consta de dos nombres compuestos:

El primero es ZAPHNATH.

Ese mantram corresponde a nuestro astral inferior, y la segunda palabra: PAANEAH, es el Hijo, nuestro CRESTOS CÓSMICO, que ENLAZA nuestra personalidad física con la inmanencia suprema del PADRE SOLAR.

Con la Tercera INICIACIÓN de Misterios Mayores, se consuma en nosotros LA MUERTE, LA SEPULTURA Y LA RESURRECCIÓN DE NUESTRO CRESTOS.

Y al tercer día se levanta de su TUMBA DE CRISTAL (santo sepulcro) nuestro mediador, nuestro Cuerpo Astral o CRESTOS CÓSMICO.

Y la resurrección y fiesta solemne, es recibida luego en los mundos superiores de conciencia.

El Maestro Interno asiste a su fiesta solemne sin vehículos materiales de ninguna especie: “Soberbia es la muerte con victoria”.

“¿Dónde está, ¡oh muerte! tu aguijón? ¿Dónde está, ¡oh sepulcro! tu victoria?”

Todo el secreto de la Resurrección de nuestro CRESTOS, reside en la copa de plata de Benjamín.

Haciendo un examen de fondo sobre la RESURRECCIÓN de nuestro CRESTOS o Mediador Astral, podemos ver clarividentemente UN FONDO ESENCIAL, un principio anímico, un principio independiente, un Astral Superior representado por Benjamín, amado hermano de José, hijo de Jacob.

Ese divino Astral permanece durante tres días entre su tumba DE CRISTAL o Santo Sepulcro.

Y al tercer día se une o fusiona con EL INTIMO, y se levanta de su tumba.

Todo esto es el proceso iniciático de la Tercera INICIACIÓN de Misterios Mayores.

En la leyenda de José, hijo de Jacob, se encierra el proceso iniciático de nuestro CRESTOS.

Yo, AUN WEOR, aquí le entrego a la humanidad el auténtico mensaje que la LOGIA BLANCA envía a la humanidad para la nueva Era ACUARIA.

Dios le ha entregado a los hombres la sabiduría de la Serpiente.

¿Qué más quieren?

Esta ciencia no es mía; esta ciencia es de Dios; mi persona no vale nada, la obra lo es todo, yo no soy sino un emisario.

El Astral superior no lo tiene todo el mundo, ese Astral hay que engendrarlo, y ese Astral se engendra practicando magia sexual intensamente con la mujer; eso es lo que se llama formar a CRISTO en nosotros.

Por ello es que los gnósticos afirmamos que existen dos formas de nacimientos: “La de la carne, originada por el coito, y otra distinta para la que aquel no era preciso”.

De la primera forma de nacimientos, es decir, del coito de los fornicarios, salen hombres condenados a la muerte, y de la segunda forma de nacimiento, es decir, de la magia sexual o concepción del Espíritu Santo, salen ángeles, sale nuestro CRESTOS, sale el nuevo cuerpo Astral o CRISTO MEDIADOR.

Así, pues, el Sendero del hogar doméstico vivido con sabiduría y amor, nos conduce hasta la dicha inefable del NIRVANA.

LA MUJER ES EL CAMINO; LA MUJER ES LA PUERTA.

Después de la Resurrección de nuestro CRESTOS, el INICIADO tiene que descender a los mundos sumergidos del enemigo secreto.

Se dice que después de la Resurrección, CRISTO tuvo que descender a los infiernos para sacar de allí a las almas de nuestros primeros padres: Abraham, Jacob, etc.

Esto es un símbolo viviente de lo que tiene que vivir el INICIADO después de su Resurrección.

Antes de la Ascensión, Cristo se apareció a sus discípulos varias veces.

Cuando se apareció a las santas mujeres, díseles Cristo:

“No me toques: porque aun no he subido a mi Padre; mas ve a mis hermanos y diles: subo a mi Padre y a vuestro Padre, a mi Dios y a vuestro Dios” (Ver.17, Cáp. 20; San Juan).

Así pues, antes de la Ascensión el INICIADO tiene que descender a los mundos sumergidos para destruir allí las más íntimas raíces del mal.

Y entonces penetra el INICIADO en regiones verdaderamente infernales, imposibles de describir con palabras.

MÁS TARDE VIENE LA ASCENSIÓN A LOS 40 DÍAS PRECISOS DE LA RESURRECCIÓN DE NUESTRO “CRESTOS”.

Debemos aclarar a nuestros discípulos Gnósticos, que quien desciende a los mundos infernales durante 40 días DESPUÉS de la Resurrección, es el Astral Viejo de nuestra personalidad inferior, para destruir todas las raíces del mal.

Con la ascensión, ese viejo astral es colocado entonces dentro del plano de los Dioses, y entonces viene la Gran ILUMINACIÓN.

Pero como es lógico que si queremos trasplantar un árbol de un lugar a otro, hay necesidad de desarraigarlo o arrancarlo de raíz para poderlo trasplantar en otra parte, análogo proceso debe realizar el INICIADO con su cuerpo Astral.

Inevitablemente debe el INICIADO sumergirse en sus propios infiernos internos durante 40 días, para desarraigar su cuerpo Astral de todas la esferas del mal.

Pasados esos 40 días, ese cuerpo Astral queda trasplantado al plano de los Dioses, y no saldrá más de allí.

Entonces el INICIADO a todas horas está actuando a plena conciencia dentro de los mundos Superiores, y su cuerpo astral queda transformado.

Benjamín, el Astral Superior o Nuevo Astral, no podrá descender a esas esferas infernales de nuestros propios mundos sumergidos, puesto que es hijo de la concepción sagrada del Espíritu Santo y se fusiona totalmente con él “INTIMO” en la resurrección INICIÁTICA.

Pero sería muy difícil traer el recuerdo de los mundos superiores de conciencia al mundo físico sin la intervención de nuestro Astral viejo.

EL VIEJO ASTRAL ES NUESTRO MEDIADOR, Y COMO YA DIJIMOS, ESTÁ ÍNTIMAMENTE RELACIONADO CON NUESTRAS GLÁNDULAS ENDOCRINAS Y CON NUESTRO SISTEMA NERVIOSO GRAN SIMPÁTICO.

Cada uno de los sentidos del Cuerpo Astral se hallan íntimamente relacionados con las glándulas endocrinas y por ello es de imprescindible urgencia desarraigar el Cuerpo Astral de los mundos sumergidos y arraigarlo en el plano de los Dioses, porque él es el instrumento que nosotros poseemos para enlazar nuestra personalidad terrestre con el hombre celeste.

Sólo así nos explicamos en qué forma y de qué manera surge la ILUMINACIÓN del ESPÍRITU SANTO, después de la ASCENSIÓN. Veamos estos versículos bíblicos:

“Más recibiréis la virtud del Espíritu Santo que vendrá sobre vosotros y me seréis testigos en Jerusalem, y en toda Judea, y en Samaria y hasta lo último de la tierra”.

“Y habiendo dicho estas cosas, viéndolo ellos, fue alzado y una nube le recibió y le quitó de sus ojos” (Vers. 8 y 9, Cáp. I, de los Hechos).

En la Segunda INICIACIÓN de Misterios Mayores, somos bautizados con agua y en la Tercera INICIACIÓN de Misterios Mayores somos bautizados con el Fuego del Espíritu Santo.

Juan nos bautizó con Agua, CRISTO nos bautiza con FUEGO.

“Porque Juan, a la verdad, bautizó con agua; más vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo, no muchos días después de éstos” (Vers. 5, Cáp. I de los Hechos).

Durante estos cuarenta días que preceden a la Ascensión el INICIADO queda totalmente prohibido de todo contacto sexual, pues debe mantener su aura totalmente luminosa y serena, libre de cualquier onda pasional.

Solo después de 40 días, puede el INICIADO seguir practicando su rito de Magia Sexual.

Pero durante estos 40 días precedentes a su Ascensión, el INICIADO debe transmutar su energía sexual por medio de la Mente.

Durante estos 40 días precedentes a la Ascensión de nuestro Cuerpo Astral, nos toca descender inevitablemente al abismo, para cortar allí definitivamente toda relación, toda raíz, todo hilo con las criaturas del mal.

Allí nos encontramos con los antiguos colegas del mal, y ellos entonces se burlan de nosotros y nos atacan incesantemente.

Allí tenemos que vivir, o mejor dijera, revivir, todas aquellas escenas tenebrosas del pasado, y así cortamos las raíces que unen el árbol de nuestra vida a los abismos del mal.

Ahora comprenderá el INICIADO por qué debe abstenerse el Maestro de su rito sexual con la mujer durante estos cuarenta días.

Se hace necesario que el aura esté brillante y luminosa, para defenderse de las potencias del mal, y para hacerle más fácil a las Jerarquías el pesado trabajo de desarraigar nuestro vehículo Astral de la podredumbre del mal.

Esta labor es muy pesada para las Jerarquías.

Ahora comprenderá el devoto del sendero el significado esotérico de la CUARESMA.

La Auténtica Cuaresma no es antes de la crucifixión del Maestro, sino DESPUÉS DE SU CRUCIFIXIÓN.

Pero ya la iglesia católica y demás Sectas Neocatólicas, Protestantes, Adventistas, etc., perdieron la tradición de todo esto.

Da dolor ver cómo los seres humanos están profundamente arraigados al abismo del mal.

En estos mundos sumergidos, surgen ante el INICIADO escenas dolorosas del pasado que tiene que revivir nuevamente entre el abismo, para romper todo lazo con las tinieblas.

Es la despedida que el INICIADO hace a las tinieblas.

Durante esta santa CUARESMA, el Iniciado no siendo un demonio, está rodeado de demonios.

Por ello es que cuando María Magdalena, después de exclamar:

“¡RABBONI, RABBONI!”, quiso tocar al Maestro, dísele CRISTO:

“No me toques, porque aun no he subido a mi Padre; más ve a mis hermanos, y diles: subo a mi Padre y a vuestro Padre, a mi Dios y a vuestro Dios” (Vers. 17, Cáp. XX, San Juan).

Así pues, Cristo le dijo a María Magdalena:

“No me toques”, porque el Cuerpo Astral del Maestro estaba rodeado de demonios.

María Magdalena amaba entrañablemente al divino Rabí de Galilea, y cuando ella, estando de pie, recostada sobre un muro, escuchó la palabra terrible “¡Tibo!, ¡Tibo, ¡Tibo!”, que condenaba al CRISTO a pasar por el acontecimiento del Gólgota, se llenó de indecible terror.

La misión del CRISTO es realmente aterradora.

El Señor echó sobre sus hombros todo el peso de una Cruz muy pesada.

La fuerza Crística es la que nos redime; la sangre del Cordero es la que nos salva de los abismos del mal.

LA DOCTRINA DE LA RESURRECCIÓN de los muertos es la Doctrina de CRISTO.

Durante esta CUARESMA, el INICIADO rompe para siempre aquellas amarras que atan el barco de su vida al puerto de “AODÓN” (Aflicción).

En este libro hemos hablado exclusivamente sobre la Resurrección y Ascensión de nuestro Cuerpo Astral o CRESTOS Mediador: es la Doctrina del Nazareno.

Pero en este capítulo solo nos concretaremos ahora a la Muerte, Resurrección y Ascensión de nuestro Cuerpo Astral o CRESTOS MEDIADOR.

Todo este proceso iniciático del Cuerpo Astral se halla encerrado sabiamente entre la simbólica narración de José, hijo de Jacob.

José representa el Cuerpo Astral del hombre, y Jacob representa al Padre que está en los cielos, al Astro PADRE.

José es vendido por sus mismos hermanos.

Todos nuestros antiguos compañeros nos traicionan, nos venden, cuando nosotros nos resolvemos a hollar la rocallosa senda que conduce al NIRVANA.

José se convierte en siervo de un eunuco, y CRISTO dijo: “Hay algunos que se hicieron eunucos por amor al reino de los cielos”.

Cuando José se resuelve a seguir el sendero de Castidad, es tentado por la mujer y cae en la cárcel de las amarguras, calumniado y difamado, pero fiel a su voto de castidad.

Y en la cárcel del dolor no tenemos más consuelo que el pan y el vino de la Transubstanciación.

CRISTO es el copero y el panadero.

Allí tan solo el copero y el panadero que sufren por nosotros, es decir, nuestra SUSTANCIA CRÍSTICA REDENTORA, que nos redime y nos saca de la cárcel del dolor y de la amargura, hasta llevarnos a los pies de nuestro Faraón Interno, nuestro sagrado INTIMO, nuestro Rey, que nos hace amos y señores de toda la tierra de Egipto.

Y así alcanzamos la Alta INICIACIÓN, y nos preparamos para la Resurrección de nuestro CRESTOS MEDIADOR.

Los 12 hijos de Jacob, o sea, el Zodíaco (las 12 Constelaciones Zodiacales), nos van redondeando y transformando, hasta que al fin encontramos a nuestro Benjamín, por medio del cual resucitamos y volvemos a abrazar a nuestro Padre Sideral.

Ya hemos explicado en nuestras pasadas obras que el “INTIMO” de cada hombre es una llama desprendida de la Conciencia de un Genio sideral, el cual es nuestro PADRE que está en los Cielos, el Padre de nuestro “INTIMO”, nuestro Jacob.

El sueño del Faraón es también altamente simbólico, los siete años de abundancia y los siete años de hambre, simbolizan las siete escalas de poder del Fuego, las 7 INICIACIONES de Misterios Mayores y las amarguras de cada una de las 7 Grandes INICIACIONES de Misterios Mayores, los dolores de cada uno de los 7 Portales.

La copa de Plata de Benjamín, es el semen por medio del cual nuestro Cuerpo Astral RESUCITA ENTRE LOS MUERTOS.

Samael Aun Weor